Información

06 de diciembre de 2013

La Plata - Jornada sobre educación en contextos de privación de la libertad

Gustavo Oliva, senador provincial y presidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Técnica del Senado de la provincia de Buenos Aires promovió la organización y desarrollo de la “Jornada de reflexión, debate y propuestas para la Educación en contextos de privación de libertad” que reunió a docentes que ejercen en las instituciones educativas de dichos contextos.
“Este tipo de encuentros permiten debatir sobre el desempeño de los docentes, jerarquizando el sistema educativo”, señaló Oliva y agregó: “la educación es un derecho que hace a la condición del ser humano y es el Estado quien debe garantizarlo plenamente”.
En la apertura del encuentro realizado en diciembre de 2013 en el marco de las acciones previstas para la elaboración del proyecto de Código educativo lo acompaño la Licenciada Claudia Bello, Coordinadora de Programas Especiales de la Subsecretaria de Educación de la Dirección General de Cultura y Educación, y Patricia Zucchi, vicepresidenta de la Asociación de Docentes de Escuelas de Cárceles.
El encuentro se desarrolló en el Salón Central Eva Perón, del Anexo del Senado de la provincia de Buenos Aires, y en las palabras inaugurales el presidente de la Comisión mencionó: “El encarcelamiento no debe llevar consigo una privación adicional de los derechos civiles, ya que el único derecho que se priva, al estar detenido, es la libertad ambulatoria. En este marco, la trayectoria educativa en las cárceles, opera como una posibilidad real de crear su propio proyecto de vida”.
En la actualidad, la Provincia cuenta 56 unidades carcelarias y con alrededor de 500 docentes ejerciendo en diferentes niveles: escuelas primarias, secundarias e institutos de formación profesional.
“El sistema educativo es un proceso de proyección humana y social del sujeto, enmarcada en un derecho esencial en la vida de toda persona. La integración y participación en los procesos educativos y culturales en el interior de la prisión, permiten que el condenado valide el espacio de vida que dedica a su formación”, manifestó Oliva.
El 70% de las personas que se encuentran privados de su libertad tiene menos de 35 años. Solamente el 47% tiene el nivel primario completo. El 64% de los reclusos no tiene oficio ni profesión al momento de su detención.